*

Actualidad

Portada  |  04 noviembre 2016

Condenado por asesinar a la madre y a la abuela de su ex "para hacerla sufrir"

"Si no volvés conmigo, te vas a arrepentir toda la vida por esto, vas a sufrir de por vida", le había advertido.

Un jurado popular compuesto por seis hombres y seis mujeres declararon culpable a Diego Fernando Triunfini por el doble femicidio ocurrido en José C. Paz en 2014.

En su alegato, el fiscal Miguel Gragnoli consideró como agravantes el ensañamiento con que actuó el acusado y que se trató de un "homicidio transversal" ya que "que estos asesinatos se cometieron con el único propósito de hacer sufrir a otra mujer".

Ahora será el turno del juez Javier Antonichi fijar la pena. Granoli confió que por los hechos y los agravantes la condena será a cadena perpetua.

El doble crimen

María Rita Andrade (58) y su madre, María Campanaro (83), fueron asesinadas a puñaladas en su casa de José C.Paz el 15 de agosto de 2014.

Triunfini había estado en pareja con la hija y nieta de las víctimas hasta diciembre del año anterior, cuando le advirtió: "Si no volvés conmigo, te vas a arrepentir toda la vida por esto, vas a sufrir de por vida".

Según las fuentes policiales, el hombre (en ese entonces de 33 años) ingresó con consentimiento a la casa de las víctimas. Mientras madre e hija tomaban mate, las apuñaló aparentemente de forma sorpresiva con un cuchillo de cocina. En la escena no se detectaron señales de lucha ni forcejeos.

Ambas murieron en el lugar y el asesino salió de la casa con sus ropas ensangrentadas y una mochila. Durante el escape, saltó una reja y le quedó enganchado un guante con sangre.

Luego, lo interceptó un bombero, al que amenazó con un arma para seguir la huida. Pero el testigo lo persiguió y al final logró que la Policía lo detuviera.

Tras constatar los dos asesinatos, Triunfini fue trasladado a la sede policial y confesó, aunque esa declaración se dio de manera extrajudicial.

Ya durante el juicio, que duró cuatro días, el asesino lloró y sostuvo: "No sé qué me pasó y no me acuerdo de nada, pero pido disculpas a toda la familia". Además imploró "otra oportunidad".

El jurado no le creyó y en pocas horas, por unanimidad lo declaró culpable del doble homicidio agravado por ensañamiento y por venganza transversal.

Comentarios