*

Actualidad

Portada  |  23 septiembre 2021

Se gastó más de 200 mil pesos en botellas de whisky: la tarjeta era robada y terminó presa

La Policía de la Ciudad detuvo en las últimas horas en el barrio de Constitución a una mujer de 45 años y de nacionalidad peruana que había estafado a un supermercado con la compra de botellas de whisky con una tarjeta robada y superando los 200 mil pesos.

Personal de la División Defraudaciones y Estafas de la Policía de la Ciudad llevó a cabo una entrega controlada en el marco de una investigación iniciada tras la denuncia de una empleada de un supermercado que avisó sobre varias compras realizadas a través de la página web y que fueron abonadas con una tarjeta de crédito por elevados montos.

La empresa emisora de la tarjeta de crédito constató que los datos de la tarjeta no coincidían con los aportados por la persona que realizaba las compras y que las firmas difierían de las del titular.

En consecuencia, la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Número 39 a cargo del doctor Hernán Biglino y ante la Secretaría Única del doctor Gaspar Fleming, ordenó la realización de una entrega controlada con empleados del supermercado para concretar la detención de la estafadora.

El personal policial se apersonó en el domicilio en el barrio de Constitución simulando ser repartidores del supermercado y luego de avisar que había llegado el pedido apareció la imputada en la puerta manifestando que ella era quien había ordenado la compra. Entonces se le pidió el DNI, que contaba con el mismo nombre de la titular de la tarjeta de crédito, pero con el rostro de quien abrió la puerta.

De inmediato, los oficiales se identificaron y le mostraron a la delincuente que ellos contaban con la foto registrada en el RENAPER de la verdadera titular de ese documento. La mujer reconoció que ella no era la dueña de la tarjeta y que el presentado no era su DNI.

La Fiscalía, enterada de los pormenores, ordenó la detención de la imputada y su traslado de la Oficina Central de Identificación para que luego quede detenida a disposición de la Justicia.
Además, solicitó el secuestro de los elementos comprados: 20 botellas de whisky por una suma aproximada de 280 mil pesos, el DNI y la tarjeta de crédito.

El magistrado actuante también requirió una consigna policial de la Comisaría Vecinal 1 C de la Policía de la Ciudad en la vivienda, que quedó fajada para que nadie tenga acceso a la misma hasta que se hiciera presente el personal idóneo para realizar el correspondiente allanamiento, con el objetivo de corroborar los hechos y obtener nuevos elementos que prueben la constitución del delito.

A la detenida se le imputan los delitos de falsificación de documento y defraudación mediante el uso de tarjetas de crédito obtenidas de manera ilegal.

Comentarios