*

Portada  |  29 agosto 2022

¿Dónde están los asesinos de Cecilia Basaldúa?

Cecilia era de Núñez, llegó a Córdoba el día anterior a que empiece la cuarentena. 3 semanas después apareció muerta. Una fiesta clandestina, alcohol, abuso y un perejil preso por dos años. Mauro Szeta viajó a romper el silencio.

Dónde estás

Cecilia Basaldúa tenía 35 años, era de Núñez, Buenos Aires. Desde 2016 estaba viajando por Latinoamérica y tenía como objetivo escribir un libro contando sus experiencias.

En diciembre de 2019 volvió a Buenos Aires a la casa de sus papás, y a principios de Marzo de 2020, ya con el fantasma de la pandemia cada vez más cercano tomó la decisión de no estar en la ciudad y decidió el 18 de ese mes, viajar a Capilla del Monte, Córdoba.

Llegó a Capilla, estuvo en un camping y al día siguiente el presidente decreta el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, por lo que la echan de ese lugar, en la plaza del pueblo conoce a una supuesta artesana conocida como “La Rasta” que le ofrece una casita cerca de un arroyo para que se quede unos días, Cecilia acepta pero no se sentía segura, y en los cuatro días que estuvo en ese lugar, comenzó a llamarla Mario Mainardi, amigo de La Rasta, para que se hospede en su casa.

Insert de Video

El 4 de Abril habló por última vez con su familia, y el 8 Mario Mainardi dio aviso a ellos que desde hacía cinco días no sabía de ella. Sus padres hicieron la denuncia desde Buenos Aires, veinte días después apareció el cuerpo en un campo.

En este caso, la fiscal de la causa, Paula Kelm desestimó pruebas que la familia considera clave, como el vínculo entre Mario Mainardi, La Rasta y la policía, audios que incluyen a ellos en la última noche de Cecilia con vida. El único acusado era Lucas Bustos, un peón de albañil a quien la familia de la víctima nunca consideró como autor del crimen, de todas maneras estuvo preso dos años. La fiscalía había pedido perpetua y las querellas la absolución. En julio de este año, finalizó el juicio donde se lo declaró inocente, y también se decidió cambiar la fiscalía, volviendo toda la investigación a cero.

A dos años de la muerte de Cecilia Basaldúa, no hay ningún acusado por el crimen, su familia sigue pidiendo justicia, y agradece la liberación de Lucas Bustos, porque si él hubiera seguido preso, el caso ante ojos de la ley, hubiera quedado cerrado.

Comentarios