*

Economía

Portada  |  10 mayo 2022

Fabricante de zapatos XXS y XXL: "La creatividad es el principal capital del empresario argentino"

Verónica Celia, nieta de zapateros y que tiene la cualidad particular de ser talle 32 en calzado femenino, convirtió la decepción de no hallar talle en el sueño del calzado soñado. Transformó su historia personal en un proyecto inclusivo. Su creatividad le permitió sobrevivir y crecer durante los cierres sanitarios impuestos en la pandemia de coronavirus.
Verónica Celia calza talle 32 y toda su vida tuvo debió escuchar la frase: "No tenemos zapatos en tu número". Nieta de zapateros, no podía dejar que las mujeres como ella o con pies más grandes que lo habitual resignaran usar el diseño que anhelaban y se dedicó al nicho de zapatos XXS y XXL.
"Aquellas mujeres que no tienen el tamaño de pie que la industria considera estándar, sólo pueden usar zapatos de niña o de hombre", expresó la diseñadora.
Cansada de usar modelos de niña, a los 52 años se convirtió en su propia musa y puso en marcha una iniciativa inclusiva con el objetivo de que ninguna otra persona tenga que calzarse lo que puede y no lo que quiere.
Desde su marca propia, apuntó a realizar una colección para todas las mujeres que -como ella- la industria del calzado no les daba la posibilidad de elegir calzados de diseño y calidad en talles extremos. 

Justo antes de la pandemia, la diseñadora relanzó su marca con el nombre de “LK Buenos Aires”, nombre que alude al significado de la palabra “Lucky” (afortunada/o) ya que Verónica había cumplido un doble sueño: primero, lograr calzarse a la moda pudiendo elegir entre distintos modelos con diseños de vanguardia y calidad y, a la vez, extender esa posibilidad a todas las mujeres.

Con LK Buenos Aires desarrolló las distintas herramientas de fabricación y diseño para llegar a obtener esa colección soñada que pudiera incluir los talles extremos (del 31 al 35 y del 41 al 45). 

A pesar de que ofrecer talles 37 y 38 hubiera sido un mejor negocio, Verónica a entendió que lo verdaderamente importante era el fin social de esta iniciativa.

A finales de mayo en 2020 LK Buenos Aires lanzó al mercado la primera colección de talles extremos de la Argentina y comenzó una interacción con las clientas que "nos auguraba una relación a largo plazo en donde ellas participaban activamente del proceso y nos contaban sus distintas experiencias", explicó Verónica y señala que debió apostar a la creatividad y jugar fuerte cuando la pandemia hizo estragos. 

Recuerda que a partir de marzo de 2020 tuvo que lidiar con un contexto desfavorable: "Teníamos dos destinos posibles: mirar para adelante o bajar los brazos".
"Los que estamos englobados en el rubro de la moda llevamos la peor parte pues los cierres sanitarios nos dejaron sin mercado, sin clientes, ya que la gente no necesitaba ni ropa, ni zapatos, ni accesorios", contó.La empresaria destacó que, en ese marco, tuvo que hacer "malabares" para resistir los embates. "Crecer parecía una utopía", dijo, y agregó: "Entendimos que la tecnología era nuestra principal aliada para poder mostrar nuestros productos y vender online".
"La web y las redes sociales se convirtieron en nuestras vidrieras. La mayoría apelamos a la creatividad y buscamos el apoyo del equipo de trabajo", continuó."Pero lo que, definitivamente, nos dejó en carrera fue la implementación de un servicio exclusivo de envío a domicilio al cual bautizamos LK At Home. Fue un plus muy valioso poder acercar a la casa de la clienta hasta seis pares de zapatos con una alfombra que le permitiera probarse los modelos elegidos con sus diferentes outfits. Nosotros nos encargamos del envío y del retiro, hoy no existe un servicio así en la industria a la que pertenecemos. Este valor agregado nos permitió diferenciarnos y crecer", contó.
 Según la empresaria, "hoy empezamos a concentrarnos en optimizar los medios de comercialización para tratar de alcanzar la supuesta normalidad"."Ponerse en los zapatos de un empresario argentino por un día no es sólo una cuestión de empatía; nos da una idea del esfuerzo que requiere ´cinturear´ los imponderables que escapan al mejor de los planes", concluyó. 
MIRÁ TAMBIÉN

Comentarios