*

Portada  |  30 noviembre 2022

"Tramas" de una artista visual que vive cada obra como una aventura

Susana Barbará representa a una gran cantidad de mujeres de su generación que se formaron artísticamente y que, por distintas circunstancias, retomaron la actividad creativa después de un periodo de silencio, en un contexto de profundos cambios sociales, políticos y estéticos. Sus obras podrán verse el próximo 9 de diciembre en la Casa Nacional del Bicentenario (Riobamba 985, CABA).

Espectáculos

La formación en el momento en que Susana Barbará cursó la Escuela de Bellas Artes era
esencialmente moderna, formal, plástica. Cuando ella decide retornar, la escena
estaba muy cambiada: a tendencia a la desmaterialización de las obras, el arte de
acción, los nuevos medios modificando la escena local.

Su encuentro con el video fue fundamental. Desde el comienzo de esta segunda etapa
de su madurez va investigando técnicas, tecnologías, todo tipo de dispositivos y
lenguajes para convertirse en una autora que domina tanto el campo de la imagen
como del sonido. Eterna viajera y exploradora de mundos, se enfrenta airosa al
desafío de ser una autora integral y manifiesta segura de sí misma “quiero sentirme
libre de esquemas visuales y sonoros que aprendí”.

Su producción se caracteriza por el formato breve, en diversas claves poéticas. Por un
lado un constante humor e ironía que aboga por la crítica a lugares comunes, sin
dejar de apelar a un espectador cómplice.

Las obras de Barbará se podrán ver el próximo 9 de diciembre a las 19.30 en la Casa Nacional del Bicentenario (Riobamba 985, CABA).

Para ella, la práctica artística se convierte en garantía de sanidad, especialmente como expresión de lo autobiográfico que trasunta un feminismo consciente.

El peso de su historia personal se evidencia en el peso de la memoria de la fábrica familiar textil Gerli, escenario del proyecto “La Mudadora” del año 2009, que dio lugar a una serie,
Videografías de Cayetano Gerli, donde se produjeron trabajos in situ de Susana Barbará,
Marta Ares, Viviana Berco y Graciela Taquini.

La creación liberadora influyó en su homenaje a los últimos días de su madre a quien
acompañó como personaje recurrente durante largos años produciendo la desopilante
saga de videos en la que la mostraba como a una diva inolvidable, Kabarenka, que alegró sus últimos años.

Una experiencia fundamental fue su residencia en Portal de Luz, Artistas en el Paisaje (Uruguay) donde produjo su obra más premiada, "Al Paraíso", una elegía poética que revisa el mito del Edén.

"Susana borda, alivia, sana creando metafóricas superposiciones de materia y espíritu. Hay meditación, hay investigación pero también da su bienvenida al azar”, señala la artista, curadora y docente Graciela Taquini.




Comentarios