*

Informes Especiales

Portada  |  15 agosto 2022

Esto es amor al deporte: Nacho Montenegro, entre la adolescencia y el automovilismo de élite

En un nuevo capítulo de "Esto es amor al deporte", Miguel Bossio nos trae la historia de Nacho Montenegro.

Este fin de semana el automovilismo nacional tuvo un nuevo apellido en lo más alto del podio. En el TC2000, la categoría más importante junto al TC, con tan solo 17 años Nacho Montenegro consiguió su primer triunfo de punta a punta y dejó atrás al actual campeón Agustin Canapino. Anteriormente ya había mostrado su potencial en la fecha anterior cuando hasta la última vuelta lideró la carrera.

Pero ser un deportista de élite y al mismo tiempo un chico del último año del colegio secundario no es tan simple. Para estar en lo más alto de una categoría como el TC2000, los corredores deben ser verdaderos deportistas de élite con una exigencia difícilmente compatible con la vida de un adolescente. Durante los fines de semana corre a más de 300 kilómetros por hora, pero para eso Nacho debe entrenar varias veces por semana, mantener una dieta especial, los fines de semana son de viajes a las carreras y todo esto sin descuidar los estudios.

Para cumplir su sueño, tuvo que dejar su casa familiar en Chubut y mudarse junto a sus hermanos a Capital Federal. Muchas de las cosas que habitualmente hacen los chicos de su edad no son compatibles con la exigencia que requiere estar al nivel deportivo que tiene actualmente. Este año por ejemplo termina el secundario y sus compañeros van a tener su viaje de egresados pero le coincide con una carrera y no podrá asistir. Su coach y manager es el piloto Lucas Benano, quien lidera su equipo. Tiene la tarea de no solo guiar y ayudar a Nacho en su camino deportivo, sino también a compatibilizarlo con la vida de un adolescente. Llegaron a un acuerdo donde el adolescente tiene permitido salir de noche con el resto de los chicos de su edad una vez al mes. Luego el deportista de élite se mantiene bien hidratado y descansado por lo menos 10 días antes de una carrera. Sacrificios que a los 17 años, son especialmente sentidos a Nacho no lo detienen en su carrera por perseguir su sueño, que hoy ya es una realidad.

Los pilotos más experimentados, lo doblan en edad y miran con asombro a esta joven promesa con la que se animan a soñar los amantes de este deporte.

Comentarios