*

Internacionales

Portada  |  19 mayo 2022

La cámara de una paramédica ucraniana, capturada por los rusos, revela los horrores en Mariupol

Los rusos han atacado al personal médico y los hospitales, a pesar de que la Convención de Ginebra prescribe la protección “en todas las circunstancias” para el personal médico militar y civil.

Yuliia Paievska, quien como paramédica voluntaria es conocida como Taira, usó su cámara corporal para grabar 256 gigabytes de video de los frenéticos esfuerzos de su equipo para salvar vidas.

Entregó las imágenes desgarradoras a un equipo de Associated Press, los últimos periodistas internacionales en la ciudad ucraniana, cuando partían en una rara caravana humanitaria.

Los soldados rusos capturaron a Taira y su chofer al día siguiente, 16 de marzo, en una de las muchas desapariciones forzadas en áreas de Ucrania ahora en manos de Rusia.

Rusia ha dicho que estaba trabajando para el batallón nacionalista Azov, siguiendo la línea de Moscú de que está trabajando para “desnazificar” a Ucrania. Pero la AP no encontró evidencia de esto y amigos y colegas dicen que no tenía vínculos con Azov.

El hospital donde dirigió la evacuación de los heridos no está afiliado a Azov. Y el video que ella grabo la muestra tratando de salvar a soldados rusos heridos, junto con civiles ucranianos.

Los rusos han atacado al personal médico y los hospitales, a pesar de que la Convención de Ginebra prescribe la protección “en todas las circunstancias” para el personal médico militar y civil.

Soldados rusos acusaron el 8 de mayo a una mujer en un convoy procedente de Mariupol de ser médico militar y la obligaron a elegir entre dejar que su hija de 4 años la acompañara a un destino desconocido o continuar hasta el territorio controlado por Ucrania. La madre y la hija fueron separadas.

El gobierno de Ucrania dice que intentó incluir el nombre de Taira en un intercambio de prisioneros hace semanas. Pero Rusia niega tenerlo en su poder, a pesar de su aparición en la televisión de la región separatista de Donetsk y en la cadena de televisión rusa NTV, esposada y con moretones en el rostro.

Taira formó parte del equipo de Ucrania en los Juegos Invictus, una competencia para personal militar herido. Recibió la cámara corporal el año pasado. para filmar una serie documental de Netflix sobre figuras inspiradoras producida por el príncipe Harry de Gran Bretaña, quien fundó los juegos.

En cambio, filmó las imágenes de la guerra. En su último video de ella, está sentada al lado del conductor que desaparecería con ella. Es el 9 de marzo.

Comentarios