*

Internacionales

Portada  |  17 mayo 2022

Una bebé recién nacida cayó de cabeza minutos después del parto y tuvieron que darle 11 puntos de sutura

El hospital en donde ocurrió el hecho se demoró mucho tiempo en atender a la mujer embarazada. A causa de ello, tuvo un parto espontáneo en la recepción y la beba sufrió un accidente.

Una situación dramática ocurrió en Brasil, donde una beba recién nacida cayó al piso después de un parto espontáneo, el cual ocurrió en la recepción del hospital que tardó en atender a la mujer que estaba a punto de parir. Debido al golpe, la pequeña tuvo que recibir 11 puntos de sutura y se supo que el golpe ocurrió cuando la madre rompió bolsa y la pequeña cayó al suelo de forma brusca.

Siguiente a ello, la beba tuvo que ser trasladada de urgencia a otro hospital de mayor complejidad y fue operada de urgencia. A pesar de todo, por fortuna la pequeña fue dada de alta, pero la familia sigue realizando estudios para descartar cualquier complicación.

Cabe resaltar que este caso generó mucha indignación en todo Brasil. Por su parte, la beba sufrió de un traumatismo craneoencefálico severo tras el golpe que tuvo en la Maternidad Sofía Feldman, que se encuentra ubicada en el en el barrio de Tupi, en la región norte de Belo Horizonte. El informe que hizo la policía indica que la madre, identificada como Josiane Marques Pereira, se sintió mal y la tuvieron que llevar de urgencia al hospital, en donde tardaron mucho tiempo en atenderla.

Según la madre de la beba, ella había ingresado al hospital cerca de las 7.40 de la mañana del viernes pasado, debido a que sintió fuertes contracciones. Josiane declaró: “Era la maternidad más cercana a mi casa. Tomaron mi expediente y me remitieron a un triaje, pero sólo me midieron la presión arterial y me pidieron que esperara. No hicieron un examen de tacto”.

En el momento que llegó para pedir ayuda nadie la atendió, y tuvo que esperar cerca de unos 40 minutos. Siguiente a ello, una enfermera del lugar le explicó que debía ir caminando hacia una habitación, a lo que le respondió que no podía ya que estaba a punto de dar a luz. A pesar de ello, la obligaron a levantarse. “No podía permanecer sentada. Necesitaba acostarme, pero no había manera. Así que me senté en el borde del asiento, casi tumbado. Fue entonces cuando sólo sentí que el bebé salía y oí el sonido de su caída al suelo”, exclamó.

Comentarios