*

Portada  |  29 agosto 2022

Herederos: Facundo, el hijo de Carlín Calvo

En un nuevo capítulo de “Herederos”, Facundo Calvo se sincera, recorre sus memorias, sus momentos más duros, y sus mayores aprendizajes. Su padre, Carlin Calvo, ha sido y es su principal ejemplo. Lo recuerda en todo momento, lo extraña profundamente.

Herederos

Facundo es actor, trabaja en la obra “Me duele una mujer”. Participó también en la obra “Lección de Anatomía”, en la cual su padre había trabajado justo cuando tenía su misma edad, 22 años. Se lo ve en distintos proyectos televisivos, como ser escenas de “Pequeñas Victorias” y próximamente en cine.   

Su padre representa un orgullo para él. Gracias a Carlín, Facundo tomó contacto con el medio artístico prácticamente desde que nació. Hoy le da cierto temor la comparación con aquel actor aclamado, pero es consciente que depende de él mismo destacar su propio nombre.  

Cuando vio capítulos de “Amigos son los amigos” se percibió semejante a su padre, por el movimiento de manos y la forma de hablar. De a poco fue construyendo y comprendiendo cómo se ha desarrollado la trayectoria de Carlín.  

Tiene distintos recuerdos de chico, como ser en Mar del Plata. A Facundo le encantaba esconderse tras el escenario, dormirse tarde. Acompañar a su padre a la salida del teatro, y ver con sus propios ojos cómo un público inmenso lo saludaba. Conocer a Diego Maradona y a Ricardo Darín, entre tantas otras personalidades.  

Pero también ha vivido momentos complejos. El primer ACV que sufrió Carlín fue en gran medida causado por la drogadicción que estaba atravesando. El segundo ACV también provocó un gran impacto en la familia. Carlín comenzó un arduo proceso de recuperación, sin tener la certeza de si podría caminar nuevamente. Facundo ya era consciente de la gravedad de la situación, y solía acompañar al padre constantemente, hasta lo hacía reír.  

Su madre, Carina Galucci, fue otro principal pilar. A pesar de haberse separado del actor, su presencia fue intachable, procuró cuidar a la familia completa, sin descanso.  

En los últimos tiempos, la espera en la clínica era agotadora, agobiante. Pero la esperanza era lo último que se desvanecía. Llegó el momento en que todo terminó. El mayor ejemplo de Facundo, su confidente, había fallecido. Recuerda la última charla que tuvo con su padre. Le dijo: “ya podés descansar, peleaste lo suficiente”.  

Hoy, convive con el recuerdo de Carlín Calvo. En cada proyecto profesional, en cada anhelo personal, en cada respiro. ¿Su principal sueño? Ganar un premio por su desempeño actoral, para poder dedicárselo al padre, mirar al cielo y decirle- a su manera- que lo ama con el alma.  

Agradecimientos: 
Jardín Japonés- Iinstagram: @jardinjapones 
Sergio Miyagi, director de prensa del Jardín Japonés 

Comentarios